miércoles, 28 de abril de 2010

WESAK




LUNA LLENA DE TAURO

Dos días antes de la luna llena, el mismo día y los dos días posteriores (cinco días en total), procure recitar la Gran Invocación, con la intención de evocar, precipitar y afianzar externamente la manifestación de las Potestades expectantes, haciéndolo en voz alta si es posible y grupalmente cuando sea factible. Esta invocación debe hacerse al amanecer, al mediodía, a las cinco de la tarde, a la puesta del sol, y también a la hora exacta del plenilunio. El poder del pensamiento enfocado, carente de emociones, tenderá el puente a través del vacío existente y vinculará más estrechamente los dos mundos, el de la actividad espiritual y el de la expresión humana.

LA GRAN INVOVACION

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,
Que afluya Luz a las mentes de los hombres;
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya Amor a los corazones de los hombres;
Que el Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y se selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

______________



Extraido de "Revista Mundo Nuevo"

1 comentario:

María Jesús Verdú dijo...

M'ho imprimeixo de seguida, guapa. A més jo sóc Tauro